miércoles, 29 de diciembre de 2010

Metamorfo

Agitas tu alas en la oscura noche, para cambiar de forma otra vez, criatura sin rostro, alma sin nombre. 

Muéstranos tu no forma.

Ahora, en el tiempo final de este ciclo, decides en que convertirte, analizas los pros y los contras de la situación. Serás mas hábil en la caza, pero no podrás nadar, tus ojos verán en la oscuridad, aun que en la luz no tanto.

Todo necesita un justo intercambio, nada es gratis en la vida.

Dejaras de estrellarte contra el mismo murallón de la fortaleza para por fin, sobrevolarlo y derrocar a la reina, matar al rey, tomar a la princesa.

Tomar todo lo que alguna vez quisiste, quizás no de la forma que esperabas, esta vez no seras bestia, por lo menos no exteriormente.

Encantaras dulcemente al reino y así todo estará bajo tu mando.

Metamorfo, prepárate a ser encantador; un galante caballero llegado de tierras congeladas, con dorada melena, ojos como gemas y el rostro de un ángel.

La mejor transformación que alguna vez podrías haber soñado. 

Cuida tus pasos, no quieres ser descubierto comiéndote a los caballos reales.


La princesa te amo, y su humanidad toco el fondo de tu cuerpo cambiante.

¿Eres ahora realmente Encantador?

Solo hasta el final del ciclo, porque ninguna bella ama a una bestia, deja los cuentos de hadas para los hombres, ellos por lo menos guardan un alma y un verdadero rostro.