lunes, 27 de diciembre de 2010

Lie to me

Y a vos, a vos, a vos y si también a vos.

Es todo tan fácil, mientras no lo digas en voz alta. allí es como si las cosas tomaran cuerpo y forma y te hicieran frente, obligándote a enfrentarlas.

Cuando uno calla, mantiene los muertos donde deben estar, enterrados, o donde queres que estén. Sin embargo, con tan solo un susurro, los mounstros pueden volver, y a pesar de ser tus propias creaciones, se levantan en tu contra, por ser el único culpable de hacerlos lo que son; abominaciones.

Ellos te destruyen, con el propio poder que les diste: La verdad.

Y solo podes combatirlos, sacrificándote a vos misma, exponiéndote, arrebatandoles su única arma.

Entonces, capaz de pronunciar las palabras mas allá de tus oídos. 

Es cuando la verdadera batalla empieza, el enfrentamiento a los miedos

¿los mounstros son tan feos? ¿tan fuertes, poderosos y temibles? O lo que mas te asusta es lo que debería de ser lo mas trasparente de todo... 

Podríamos decir que las dos.

Ellos son temibles y el cristal, simplemente se quebraría con una brisa

Deja a los no muertos, jugar a los vivos, por ahora.

La venganza será mas dulce que la sangre para ellos