martes, 17 de mayo de 2011

Ajedrecista.

Miles de ardientes lunas, una luz encendida y el pasto oscuro.

No es posible cuestionarte más. Si el destino no es destino ¿A donde vamos?

Creo que perdemos el camino, que lo dicho no coincide con lo hecho, si voy a pensar cada paso, el objetivo esta lejos, ninguna de las baldosas es segura.

Hoy quiero estallar y que todos conserven un pedazo de mi en sus mentes.
Trascendencia, volverse inmortal.

Vas a ser lo que quieras ser, verte como te veas, llegar hasta donde tengas.

Pienso sí nací para esto, para hacer todo lo que quiera, para ser multi funcional, siendo buena en varias cosas pero excelente en ninguna.

Aveces me pregunto ¿Estoy incompleta? y las preguntas nunca vienen solas ¿Que te falta? ¿Que te hace feliz?  ¿cuales son tus pasiones?

¿Que queres? 
Solo hace falta decidirse para elegir la estrategia y tomarlo.

Todo es como jugar un ajedrez, hay que mover las piezas, trazando el camino, pero nunca olvides que el tiempo corre y tu turno se va. Si no haces las jugadas a tiempo, perdes la partida.

Ahora ¿Estas listo para jugar?