jueves, 28 de abril de 2011

Away

¿Alguna vez se te ocurrió que esa bomba, de sodio y potasio que era nuestra relación, podría distorsionarse de tal manera que vos fueras un blanco y yo un negro? que nos fuéramos a extremos muy lejanos y las piezas ya no combinaran mas como lo hacían, los bordes se rasgaron, rompieron, pulieron, modificaron.

Y ahora somos esto, esta solución de agua y aceite, con dos medidas diferentes de densidad.

No queremos volver al pasado y nos repudiamos, pero... si lo intentas ¿lo haces por el recuerdo?

Los recuerdos nunca son suficientes, no vivimos de sueños, si no que vivimos el sueño.

No estaba en tus planes, tampoco en los míos, pero las cosas son como son y solo depende de la voluntad para cambiarlas, ahora nos conformamos con un parche de tela mugrienta, que podremos ir limpiando con el paso del tiempo, o quizás no lo resista.

Ahora, estamos lejos y después...

Después quien sabe, cuando la distancia es algo tan cambiante y relativo.

Tanto que estamos muy cerca pero demasiado lejos.

La dualidad del ser.

Vos y Yo.

Separados por el tiempo, unidos por la sangre.

No podes anular lo que es eterno.

Solo podes alejarlo o alejarte.