jueves, 24 de marzo de 2011

Another brick in the wall

"¿Era otro número del seguro social regenerado y heredado al nacer o
un reflejo genuino de la sociedad? ¿Era un fenómeno o simplemente una fachada? ¿Era un producto de
su propia imaginación o simplemente un ladrillo más? ¿Entendería alguna vez su propio destino?"

Ese fragmento no es mio, pero refleja completamente la búsqueda de identidad del individuo, algo que esta tan presente en este tormentoso viento de cambio que es la adolescencia.

Y más allá, hay gente que pasa toda su vida sin saber quien es.

A veces pienso que en el fondo soy solo una niña, minúscula y pequeña, a la que le encanta jugar, tomar roles e interpretas papeles.

Que nada de esto es mio y solo es parte de un juego, de algo que no soy, de algo superficial, porque realmente, no tengo la edad para hacer estas cosas.

No es que lo pienso todo literal, mi cerebro alterna tiempos y al comparar, parece mentira en lo que me convertí.

¿Esas preguntas serán las bases?
 
Digo, todos somos solamente un numero, otro eslabón del sistema, otro ladrillo en la pared.
¿realmente iguales y seguidores de un modelo de ser humano?

Y la mas personal "¿un fenómeno o solamente una fachada?" Acá es cuando la niña se pregunta si es su verdadero rostro o simplemente una mascara para parecerse a las barbies.

Sin duda caemos en un vórtice espacial, mezclando tiempo y espacio, donde pensas en lo que fuiste y como tu rostro se desfiguro hasta transformarse en esto, finalmente, lo que querías.
Siempre fue lo que querías, siempre lo conseguías y nunca va a cambiar.

Somos lo que queremos ser, los hábitos marcan tus rasgos.

Todos nacemos con el molde de otro ladrillo mas en la pared, pero a lo largo de nuestra vida, ganamos la fuerza, para romperlo y cobrar verdadera forma.

Aun que a pesar de todos los rompedores, la pared nunca esta incompleta.

Cadena del sistema.

Contestó a la ultima pregunta, No.

Nunca entenderé mi propio futuro, y es es maravilloso.

No me gusta aburrirme.