jueves, 10 de febrero de 2011

Sala de espera

Sentados mirandonos las cara, esperando a ser atendido, si no que otro sentido tendría? si, esperas y no sos atendido ¿que pasa?

Mas bien que pasa cuando lo que esperabas, no sale como lo planeaste, el doctor se accidenta y los pacientes ¿Se joden?

No para eso hay suplencias, segundas opciones... y cuando no esta bajo el poder de nadie, cuando es solo así como se da y no existe vuelta atrás, no existe otra chance.

No podes cambiar el final de la película porque no sos el director, ni el actor, ni el productor, ni alguien para hacer sugerencias, sos solamente alguien que se sienta en una butaca alejada de la vivacidad y observa el lienzo blanco, alguien que presencia la proyección. Sin ninguna autoridad solo tu voz para emitir criticas que nunca llegaran a cambiar lo que paso.

Lo hecho, hecho esta.


¿Y si la película fuera tu vida? ¿quien crees que serias, el director, el protagonista o un extra?

Absurdo ¿no?, ser un extra en tu propia película, en tu propia vida, creo que hay personas que eligen no ser el protagonista, ni la co-estrella, si no una persona que aparece de vez en cuando en escena y hace alguna que otra cosa, alguien que las oportunidades se le pasan por la esquina y las deja ir.

Una película que no vendería mucho.

 M I E D O S O

Otros creerían que ellos son el alegre protagonista que va atravesando una serie de sucesos planeados por el director; Dios, el señor destino, o la tan desacreditada suerte.

El paciente

La ultima y tercera persona creo que seria la mas normal, bueno la que se espera que sea la mas normal, pero creo que la primera desgraciadamente es la que mas se frecuenta, todos tenemos miedos, es lógico.

Aun que un mundo de miedosos sería trágico.

La tercera persona toma el asunto por las riendas, es el protagonista y director de su propia película.

Le podríamos llamar Cazador de sueños.

Un cazador seria una epifanía en mi mundo, ya que los sueños son subjetivos, no a cada persona, si no a cada uno de mis días.